MORE, LA PELÍCULA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA DE PINK FLOYD

more4MORE, LA PELÍCULA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA DE PINK FLOYD. Es un hecho irrefutable la influencia de Ibiza en la evolución de la música durante el siglo XX, y más concretamente en aquellas bandas y artistas de los años 60/70. Uno de esos momentos claves tuvo lugar en Ibiza y Formentera, protagonistas de la transformación de una de los grupos de rock más importantes de la historia: Pink Floyd. La energía y la inspiración y las experiencias vividas en las islas moldearon el estilo de la banda y supuso el distanciamiento definitivo con Syd Barret, el alma herida del “Fluido Rosa”. La relación de Pink Floyd con las Islas Pitiusas comenzó en 1967 cuando Roger Waters, Syd Barrett y sus respectivas novias llegaron a Formentera invitados por Hank Wangford (médico excéntrico y cantautor country británico). El flechazo fue instantáneo, el movimiento hippie se encontraba en su apogeo y la paz que transmitían las islas les inspiraba y les proporcionaba un sosiego que no podían encontrar en sus vidas de estrellas emergentes del rock. Por aquellos días Roger continuaba con su obsesión por el éxito y Syd comenzaba a alejarse de la realidad y de su banda, sumido en una espiral de excesos. Tan positiva debió ser la experiencia que en 1968 regresaron a Formentera, esta vez acompañados por Aubrey “Po” Powell y Storm Thorgerson (fundadores de Hipgnosis y responsables de la dirección artística de Pink Floyd) y David Gilmour que se había unido recientemente a la banda como guitarrista y ante las ausencias cada vez más constantes de Syd, como cantante principal. Durante aquellos días de veladas interminables, de tertulias entre un humo espeso, de música y arte confluyendo, un joven director de cine con un guión en la cabeza, Barbet Schroeder, conectó y experimentó con la banda. Aquel fue el germen de la película More y la primera toma de contacto de Pink Floyd con el séptimo arte. Sin duda el momento clave de su carrera, el momento en el que se forjó el estilo musical y la inspiración que les llevaría a ser el grupo de rock más importante del mundo. Roger Waters y David Gilmour estrecharon lazos y se convirtieron en el motor de la banda, y por primera vez tuvieron la oportunidad de ser los productores exclusivos de un álbum, lo que les proporcionó libertad creativa total. More se ha convertido en una película de culto, una visión descarnada de una época de esperanza, un drama que analiza las diferentes aristas de las drogas, el sexo y la violencia. Ambientada entre un gris París y la colorida vida en las comunas de Ibiza, More ha sido considerada la película precursora de la transgresora Trainspotting. Una gran oportunidad para disfrutar con imágenes nostálgicas de la isla a finales de los 60. Como banda sonora supuso un antes y un después en el sonido y en el modo de trabajo de Pink Floyd. Aunque el álbum conserva su gusto por la psicodelia se nota la influencia melódica de Roger Waters y la aparición apabullante de David Gilmour con sus primeros solos de guitarra. Trece temas inspirados, diseñados y concebidos en las Pitiusas entre los que destacan “Cymbaline”, “The Nile Song” o “Ibiza Bar. No fue ni el álbum más vendido, ni el de mayor calidad, ni el que mejor canciones tiene, pero si fue un momento crucial que cambió el destino de la banda y marcó su futuro. Una vez más Ibiza y Formentera influyeron decisivamente en la historia del rock, en este caso proporcionando el escenario y la energía que mutó el sonido de Pink Floyd. Si queréis sentir la energía de Pink Floyd os recomendamos que escuchéis el legendario tema “Echoes” en los acantilados del Faro de La Mola, lugar donde David Gilmour encontró la inspiración para componer esta obra de arte.

more3

Related Posts